Ud. está aquíInicio / CRÍTICA / Cuento musical navideño

CRÍTICA / Cuento musical navideño


Córdoba. Teatro Góngora. 20-XII-2018. Narradora: Marisol Membrillo. Orquesta de Córdoba. Director: Carlos Domínguez-Nieto. Obras de Humperdinck y Chaikovski.

José Antonio Cantón

Con la mirada puesta en el público infantil, el director titular de la Orquesta de Córdoba, Carlos Domínguez-Nieto [en la foto], ha conformado un programa de concierto navideño teniendo como base el tradicional cuento de hadas 'La bella durmiente'. Así, en la primera parte y a modo de preámbulo, se ha interpretado una pequeña suite orquestal seleccionada de los episodios más destacados de la obra que el músico alemán Engelbert Humperdinck, con el título Dornröschen (La rosita con espinas), compuso a principios del siglo XX, siguiendo el relato del famoso cuento de Charles Perrault y los hermanos Grimm. De sus cinco partes, hay que destacar la Balada, por su sensual discurso, el Castillo de los espinos, por su estilo scherzante, y cierta algarabía orquestal del último pasaje, Sonidos de fiesta, que dejaba una sensación de su conjunto no más allá de ser una interesante música que servía para la introducción de la obra sustancial del programa.

Esta fue el cuento musical firmado por el dramaturgo bávaro Georg Blüml y el propio director musical Carlos Domínguez-Nieto, que ha escogido los pasajes más significativos del ballet de Chaikovski para implementar musicalmente el contenido dramático del cuento. Su narración ha sido enriquecida por la actriz cordobesa Marisol Membrillo que, desde las variables expresivas de su impostada voz, supo crear el ambiente escénico y la tensión dramática de cada momento del relato. Su imaginativa descripción de Florestán, reino donde se desarrolla la historia, y la de sus personajes como los de los reyes Floribundo y Belinda, su hija Rosalía, así como las cuatro hadas, de modo singular la de otoño, protectora de la princesa y, finalmente, el príncipe Floriano, llenaron de fantasía la imaginación del público que, envuelto en los excelentes sones de Chaikovski, como el famoso Vals de su ballet, que acompañaba el baile del rey con su hija en la fiesta de celebración el día que ésta cumplía quince años, llegó a participar en el espectáculo cantando a coro la imaginada escena de la Canción del pajarillo azul que precede al encuentro del príncipe Floriano con la durmiente Rosalía y la consiguiente superación del maléfico sueño que durante años dejó inánime a la princesa.

La conjunción de un texto bien construido y la sugestiva música descriptiva de Chaikovski dieron relevancia a este particular concierto por primera vez en versión española, y que, en intenciones del maestro Carlos Domínguez-Nieto, es una forma diferente de celebrar estas entrañables fiestas navideñas, como manifestó al decir: "La Orquesta de Córdoba con este concierto se acerca a la Navidad de otra manera, recuperando la tradición del cuento e intentando así llegar al niño que los adultos llevamos dentro". Tal intención se ha conseguido sobradamente en esta interpretación llena de fantasía, que demuestra cómo este programa está muy bien pensado para conciertos familiares que lleven a los niños a tener una primera experiencia con la conexión de la música con la palabra, recitada base expresiva del género operístico junto al necesario arte escénico.