Ud. está aquíInicio / CRÍTICA / Con un toque latino

CRÍTICA / Con un toque latino


Madrid. Teatro de la Zarzuela. 20-VI-17. XXIII Ciclo de Lied. Luca Pisaroni, barítono. Maciej Pikulski, piano. Obras de Schubert, Beethoven y Mendelssohn.

Blas Matamoro

Un cantante italiano haciendo canción de cámara germánica es una rareza extrema. De memoria sólo se me presenta un caso, el del exquisito tenor Cesare Valletti. Pisaroni, de amplia actuación en tierras tudescas, propone la excepción y lo hace con autoridad. Ante todo, por su propiedad idiomática, la claridad de su dicción y una cultura prosódica que le permite decir el verso y moldear la estrofa con precisa claridad. En otro sentido, domina la matización de una época, la del romanticismo con sus correspondientes personalidades.

En el recital del caso hubo desniveles. La primera mitad sonó a voz poco entrenada, con escaso color, graves conjeturales, incertidumbre de alturas, notas apenas cantadas. En la segunda, el instrumento se oyó más cálido, timbrado y colorido. Con todo, Pisaroni se movió en una tesitura incómoda, la de bajo definido, cuando sus medios son baritonales.

Expresivamente, siempre sacó a flote el poema y hasta al personaje que lo canta. Su experiencia en las tablas le valió altamente en este sentido y se lo vio siempre imbuido del sujeto que dice la música. Por ello, lo mejor de su cosecha fueron páginas narrativas, baladas y escenas, servidas con intensidad y propiedad: El sosías, El rey de los elfos, La muerte y la niña. El resultado no brilló excesivamente en un canto más melódico como Adelaida y En alas del canto

El resultado del recital plantea un interrogante: ¿cabe una lectura desde la sensibilidad latina del repertorio germánico? Contesto: rotundamente sí. Si hacemos la lista de instrumentistas y directores de orquesta que miraron a la Europa Central desde Italia, lo confirmaremos. Así lo entendió completamente también el acompañante Pikulski.