Ud. está aquíInicio / Febrero 2018 / Noticias / CRÍTICA / Arvo Pärt y la secuencia sagrada (si los ángeles cantaran)

CRÍTICA / Arvo Pärt y la secuencia sagrada (si los ángeles cantaran)


Madrid. Auditorio 400, Centro Reina Sofía. 19-II-2018. Series 20/21. Ars Nova Copenhagen. Dirección: Paul Hillier. Obras de Arvo Pärt, anónimas, Alonso Lobo, Christian Wolff, Abraham Wood, John Cage y Hernando Franco.

Santiago Martín Bermúdez 

Como si fuera un solo oficio. Como si se nos ofrecieran varios episodios, movimientos, plegarias, alabanzas de una misma secuencia. El lema es Old World, New World. El texto es sacro o es popular, desde el Kyrie de Pärt hasta el Magnificat de Hernando Franco, siglo XVI. No hay historia de la música, sino continuidad. Insistía Borges en que en India se carece de historia de la poesía por autores. Todos están juntos. Como en este concierto: todas las músicas, viejo mundo, nuevo mundo, están juntas, sin consideraciones de historia.

El pretexto es un encargo de la Universidad de Salamanca y el CNDM al compositor estonio Arvo Pärt, que estaba allí, entre el público, se diría que feliz. La obra encargo, cantada en estonio, es Y escuché una voz, con texto surgido de las visiones de quien escribiera el Apocalipsis. Se han señalado misticismos en su obra, pero ni Pärt parece místico ni las obras que le conozco me lo muestran así. La mística, además, no se muestra. Se es místico, esto, es iniciado, pero no producimos sonidos místicos. Letras para la mística, sin duda. Sonidos que pueden apoyar esa letra, acaso. En cualquier caso, quien escuchó la voz no fue Pärt, que se limitó a ponerle música veinte siglos después para un concierto que tocaba a su fin y al que no le quedaba más que el Magnificat, cuya inspiración nos llega de aquel lejano virreinato de Nueva España.  

El conjunto Ars Nova Copenhagen (tres sopranos, tres contraltos, tres tenores, tres bajos), dirigido por Paul Hillier, parecía sugerir, con su canto, que, si los ángeles cantaran, es muy probable que lo hicieran así. Casi siempre en un empaste fruto de mucho trabajo y aún más entrega. Artística y de la otra, no vamos a hacer distingos. Lo que importa es el resultado. Y aquí, con obras anónimas, con obras de Ultramar, con obras del Renacimiento (Alonso Lobo, Hernando Franco), con piezas desconocidas o poco menos, con un canto popular irlandés, una intuición feliz de Cage, con una especie de pariente de Christian Wolff, doce años más joven que su atrevido amigo Cage, y acaso tan atrevido como él. Y, en fin, tres magistrales cantos/sugerencia de Arvo Pärt. La afinación es la base del canto dirigido a Dios. La continuidad, sin aplausos ni otras interrupciones, es la garantía de que esto era un solo oficio, o ceremonia. ¿O qué, si no?

El Auditorio 400 estaba lleno hasta la bandera. Más que nada, para que conste. 

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter