Ud. está aquíInicio / Bitácoras / Santiago Martín Bermúdez / Al nacer el día: una melodía y su desarrollo

Al nacer el día: una melodía y su desarrollo




PorSantiago Martín... - Publicado el 25 Febrero 2015

Al nacer el día: una melodía y su desarrollo

Kad svane dan es una película dirigida por el serbio Goran Paskaljeivc en 2012. Aquí se tradujo para la Seminci como Al nacer el día. Tal vez sería mejor decir Cuando rompe el día, algo así, un empezar no más brusco, sino más audaz o repentino, al menos eso. Pero no importa. Ahora se trata de referirnos a una música de esta película. La película es excelente, es de esas que mira el pasado del país sin contemplaciones; su autor ha sido calificado en Serbia de aguafiestas y de cosas mucho peores tanto por esa película como por otras anteriores, como Optimistas (el título va cargado de ironía amarga) y Sueño de una noche de invierno. Todas ellas consiguen estremecernos a lo largo de su metraje. Pero estas películas o no se estrenan aquí, o pasan inadvertidas; ya se sabe que, en general, el cine que vemos en Europa se hace en Hollywood, no en el continente. No toda la responsabilidad es de los colaboracionistas bien pagados del interior de cada nación “soberana”. Ya veremos eso otro día, si podemos.

Para referirnos a la música de Kad svane dan tendremos que entrar en detalles del argumento.

El anciano profesor Misa Brankov (Mustafa Nadarevic) se jubila y deja su coro a una profesora mucho más joven. En esos días recibe noticias de que no es hijo de quien creía, sino de una familia judía que pereció en el ferial de Belgrado, en pleno centro de la capital yugoslava, que los nazis convirtieron en un campo de detención, concentración y traslado de judíos y de gitanos a los campos de la muerte, esto es, deportación. Queda una cajita en la que hay recuerdos, una nota, alguna foto… y una partitura. A la incredulidad inicial le sigue la sospecha y la certidumbre. Ahí está la obra de su padre, Isaac Weiss,  empezada y sin terminar del todo; y sin armonizar, claro. La reconstrucción y armonización de aquella obra del padre, más la manera en que se da a conocer en público, forman la línea argumental del filme. Brankov reconstruye la pieza, pero no podrá darla a conocer ni a través de su antiguo coro ni mediante la orquesta de su hijo, ni bajo ninguna protección oficial o educativa. Nadie quiere saber nada de aquello. Excepto… Pero, en fin, vean el final. Ya he sido bastante spoiler, como se dice ahora. Bueno, no olvidemos que esa música es obra del compositor macedonio Vlatko Stefanovski.

Lo que quería destacar es el carácter de esa melodía, de ese tema del padre que murió deportado, junto con la madre. Esa melodía, que da título a la película, está ahí desde el principio, y crece y crece a medida que la acción se desarrolla y culmina, hasta que la obra se toca en público. Es la misma desde el principio, y asistimos a su desarrollo. Pienso, en cambio, en la Sonata de Venteuil de A la recherche du temps perdu, de Proust, que cambia a medida que pasamos de un volumen a otro, según avanza el nivel de conciencia sonora del compositor, que era un melómano, e incluso de las necesidades de la acción narrativa. Después de todo, en narrativa no se oye la música, aunque se hable de ella. Por eso hay que dedicarle tantas palabras a la Sonata de Venteuil y a ciertas pinturas que aparecen en La recherche. Porque ni se oye ni se ven. Y por eso en esta película basta con la línea que descifra Brankov en su piano, al principio, y a los hallazgos posteriores, cuando los esfuerzos creativos de Brankov se suponen, pero la obra va surgiendo, se van completando en nuestros oídos. La cuestión de los esfuerzos de Brankov se atiene al simple (complejísimo) intento de colocar esa obra a alguna institución coral, filarmónica…

Atención, y dicho sea de paso: esta película es serbia y es croata, Stefanovski es macedonio, y el protagonista y varios de los actores son bosnios. Una cosa es la sociedad y otra son los políticos que agitan y movilizan a una minoría de cuchilleros enarbolando banderas; no olvidemos eso: “volverán banderas repulsivas al paso alegre de la hez”. ¿Quién dijo eso…?

Dejémoslo. Aquí tienen un tráiler del filme, con subtítulos en inglés:

Youtube también ofrece la película íntegra, y con buena calidad de imagen, pero sin títulos de ninguna clase. Tal vez buscando un poco se pueda cumplir el deseo de Paskaljeivc y su equipo: que esta película la vea cuanta más gente mejor.

En fin, aquí tienen el tema musical de Stefanovski plenamente desarrollado: