Ud. está aquíInicio /  Febrero 2015 / Entrevista / Álvaro Albiach

Álvaro Albiach



Álvaro Albiach

Avalado por la solvencia que otorgan sus reconocimientos en el prestigioso concurso de batutas de Besançon —donde en 1999 recibió el Gran Premio del Jurado y el Premio del Público—, además del prestigio obtenido al frente de numerosas invitaciones por orquestas españolas e internacionales, Álvaro Albiach (Liria, 1968) defiende la dirección artística y la titularidad de la Orquesta de Extremadura (OEX) desde septiembre de 2012 cuando ésta intentaba superar la crisis que estuvo a punto de poner fin a su corta vida. Hoy, la determinación de este director valenciano, apoyado en la calidad de sus músicos, hacen que la agrupación sinfónica extremeña apunte hacia nuevos horizontes tras superar con Matrícula de Honor la reválida que supuso la Salomé del pasado Festival de Mérida.

Después de haberse acostumbrado a la vida nómada ¿se lo pensó mucho para aceptar la propuesta que le llegaba de la OEX?

Ni un segundo, porque si tenía muchas ganas de que sucediera algo en mi vida, era tener un orquesta con la que poder trabajar. Buscando juntos complicidad y entendimiento para conseguir una estética; una manera de hacer y de enfocar las cosas.

¿La conocía?

Algunos meses antes la había dirigido como invitado y me sentí muy a gusto, porque es una orquesta flexible; que se acopla muy bien a los deseos del director. Se trabaja bien con los músicos, es la idea que tuve en aquel momento. Por eso, cuando me llegó la oferta, ya digo: ni un segundo.

Dos años largos después de su llegada, ¿puede valorar cuál es la vida ideal para un director?

Diría que mi situación actual, porque cuando surgen oportunidades y ofertas interesantes, te permite andar de aquí para allá, a la vez que cuento con una orquesta de referencia en la que cada día me encuentro más cómodo trabajando para desarrollar un proyecto.

¿Cuántos conciertos ofrece la orquesta y, de ellos, cuántos le corresponde dirigir a usted?

A lo largo del curso, la orquesta viene haciendo en torno a 35, de los que yo cubro cerca de la mitad. La temporada comprende 14 semanas, pero además hay mucha actividad complementaria.

¿Puede disponer del resto del tiempo?

En ese aspecto tengo muchísima suerte. Hasta ahora, programando con tiempo y teniendo una previsión, nunca han surgido problemas para disponer de semanas en las que atender invitaciones.

A la hora de plantearse una carrera, ¿tiene un arquetipo de director?

Muchos. Ante todo, por su manera de hacer. Por lo que escucho cuando tienes acceso a sus grabaciones o sus conciertos. Por lo que proponen como planteamiento estético. Más que por la carrera en sí que, al fin y al cabo, hasta cierto punto uno decide, aunque sean luego las circunstancias las que te llevan a construir la tuya.

Al hablar de modelos, no ha citado ningún nombre.

Hay directores a los que admiro muchísimo. Puede darse el caso de que sus propuestas estéticas sean totalmente dispares, incluso divergentes, por la edad o por el recorrido de cada cual. Tiendo a valorar cada vez más que la propuesta que tienes en la cabeza seas capaz de plasmarla con una orquesta, porque eso es algo muy difícil. Dicho esto, de los vivos citaría como referente importantísimo a Simon Rattle, una persona versátil, que está en un momento muy dulce y es capaz de dirigir desde Bach hasta Hans Werner Henze con una seriedad, un criterio y una maestría envidiables. Pero esto no quita que pueda ser también fan de otro director actual como Mariss Jansons, con una propuesta bastante distinta, que igualmente me parece una referencia, o Thielemann, otro personaje increíble. Y al tiempo me vienen a la cabeza algunos que ya no están, como Abbado o Celibidache, con propuestas estéticas distintas pero de una calidad indiscutible. Y, claro está, Kleiber, que es el punto de referencia para muchos directores de hoy en día. (...)

Juan Antonio Llorente

(Comienzo de la entrevista publicada en el nº 304 de Scherzo, febrero de 2015)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualqiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter