Ud. está aquíInicio / Bitácoras

Bitácoras




La familia Bach

La familia Bach

En 1735 redactó Juan Sebastián Bach el árbol genealógico de su familia musical. Son una docena de páginas que registran los nombres de 53 varones que desde fines del siglo XVI conservaron el apellido y la profesión, secundaria o principal, de músicos. El documento original se ha perdido pero subsiste una copia hecha por una nieta del Gran Cantor de Santo Tomás en Leipzig, Ana Filipina Carolina Bach, hija de Carlos Felipe. Se ha conservado gracias a una prima de la copista, Ana Filipina Federica.



Lluís Llach: La vocación de comisario político

Lluís Llach: La vocación de comisario político

Para ese viaje no hacía falta alforja, Lluís. Para culminar la carrera con una declaración de principios de comisario político, caramba, no hacían falta ni estacas ni campanadas (qué indignado parecía usted en aquel bodrio en que se fingía Mozart y Fischer-Dieskau al mismo tiempo, y todo a costa de tres pobres muertos; los que vinieron más tarde, cerca de 900, no le merecieron recuerdo).



Vanguardias sordas

Vanguardias sordas

La palabra vanguardia se ha usado de modo tan inflacionario que su valor semántico equivale al de esas monedas que de tanto ser manoseadas han perdido sus signos. Me ciño para ir adonde me propongo: sólo son vanguardias las organizadas y las que proponen hacer borrón y cuenta nueva con el arte, es decir anular su historia y poner el reloj en hora cero. Diría que, así exigidas, sólo nos quedan dos vanguardias estrictas: los futurismos italiano y ruso, y el dadá.



Música, armonía y naturaleza

Música, armonía y naturaleza

Jorge Wagensberg, inteligente, documentado y certero como siempre, escribe acerca de las relaciones naturales entre resonancia y tonalidad (El País, “La música en aforismos”). En efecto, si se hace vibrar un cuerpo cualquiera, suenan los múltiplos de la frecuencia fundamental, lo que se llama acorde perfecto de modo mayor. De ahí extrae Wagensberg la conclusión de que hay una “armonía” y un “goce innato” por la música tonal. Como ejemplo cita el mal humor del bebé cuando oye música dodecafónica, similar a cuando se le ofrece una bebida o una comida de sabor amargo.



Theresienstadt. Los prisioneros del paraíso, de Xavier Güell (2)

Theresienstadt. Los prisioneros del paraíso, de Xavier Güell (2)

El que pone en marcha el proyecto de Terezín como ciudad modelo es un judío del consejo, Otto Zucker, vicedecano de Theresienstadt. Pone su mejor voluntad en que el proyecto sirva para aliviar los sufrimientos de todos, en especial de los niños, cuya mortandad alcanza cifras espeluznantes. Zucker alaba la cultura alemana. Los artistas prisioneros deberían servir para algo mejor que para morir por los rincones, o en los trenes, o en los misteriosos destinos del este.



"Le malentendu", de Fabián Panisello, en los Teatros del Canal

"Le malentendu", de Fabián Panisello, en los Teatros del Canal

Concluida la semana en que se ha estrenado Le malentendu, ópera de Fabián Panisello con libreto de Juan Lucas a partir de la pieza teatral de Albert Camus, podemos decir que estas tres sesiones en el Canal, coproducidas por el Teatro Real, se han convertido en todo un acontecimiento.



Theresienstadt. Los prisioneros del paraíso, de Xavier Güell (1)

Theresienstadt. Los prisioneros del paraíso, de Xavier Güell (1)

Xavier Güell: Los prisioneros del paraíso. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2017



Dos poetas ante la música

Dos poetas ante la música

La llamada Generación del Veintisiete incorporó a la literatura española una conexión con la música y los músicos que superó la histórica sordera que la aquejaba, bien compartida por las letras en castellano de América. La eclosión de sus poetas coincidió, cabe subrayarlo, con un florecimiento musical paralelo, con las escuelas de Madrid y Barcelona bajo las figuras señeras de Conrado del Campo y Roberto Gerhardt, sin olvidar el magisterio mayor y anterior de Manuel de Falla.



Músicas populares judías

Músicas populares judías

Cómo se parece la música popular judía de celebración (bodas, mitzvá, todo eso) a las música populares árabes. Son semitas (somos). Dos religiones del libro, ambas con sus devotos, sus fieles y también sus fanáticos. 



Cupido al clave

Cupido al clave

Al presionar la tecla de un clavicémbalo, una púa de pluma eleva una cuerda y la punza de tal manera que se produce el sonido más delicado del mundo. O quizá no tanto. Lo decidirá el público del Carnegie Hall tras escuchar la sobrecogedora Marche des Scythes de Royer con la que Yago Mahúgo cerrará su primer concierto en la mítica sala neoyorquina el próximo 14 de febrero de la mano de la Fundación Più Mosso.