Ud. está aquíInicio / Bitácoras / El Blog | Santiago Martín Bermúdez

El Blog | Santiago Martín Bermúdez




Lettre d’amour à Patricia Petibon

Lettre d’amour à Patricia Petibon

Chère Patricia: je veux vous remercier, c’est tout.
Sí, darle las gracias por esa vocación española que usted reivindica. Usted, que ha sido Lulu y Sœur Contance y Blanche La Force, Blondchen y Doña Anna, Sophie y Ofelia, usted que canta el repertorio del Clasicismo francés y del Barroco europeo…



Glamour para Perséfone. 3: Vera Zorina.

Glamour para Perséfone. 3: Vera Zorina.

Ya hemos visto dos damas glamourosas para Perséfone: Dominique Blanc la interpretó en el Real de Madrid en enero, y la veremos en el DVD que con especial dedicación ha elaborado el propio Peter Sellars. La otra era la originaria, la que provocó el fenómeno, la bella, inteligente, gran artista: Ida Rubinstein. Podríamos desgranar otros nombres, como el de la mismísima Victoria Ocampo, que recitó ese papel en Buenos Aires allá por 1934, bajo la batuta del propio Stravinski.



Glamour para Perséfone. 2: Ida Rubinstein

Glamour para Perséfone. 2: Ida Rubinstein

Hemos visto en el Real una Perséfone con el glamour de Dominique Blanc, y le dedicábamos una de estas bitácoras hace unos días. Pero hay otras damas del glamour artístico antes de Dominique. La Perséfone de Stravinski tiene su origen en un encargo de Ida Rubinstein. Sin ella, no se hubiera compuesto, por mucho que existiera desde hacía tiempo un poema dramático llamado así y escrito por André Gide.



Glamour para Perséfone. 1: Dominique Blanc

Glamour para Perséfone. 1: Dominique Blanc

Al comentar las representaciones de Iolanta y Perséfone, hermoso “programa doble” Chaikovski-Stravinski orquestado en el Teatro Real por Peter Sellars y Teodor Currentzis, hay cosas que se escapan por falta de espacio o por su especial carácter en relación con el todo. Algo así sucedió con la actuación de Dominique Blanc, la espléndida actriz francesa que daba vida a ese papel hierático, recitado sobre música y sobre danza, que es el de la muchacha-mujer, Perséfone, que inicia el misterio y nos invita a iniciarnos en él.



Zgustová: Erosión del carácter nacional

Zgustová: Erosión del carácter nacional

Es de mucho interés comprobar la corrosión del carácter de las personas y del propio país a lo largo de las imposiciones de envilecimiento que le imponen los diversos ocupantes, nazis y comunistas. Muy cara pagaron su independencia los checos. Acaso Zgustová podría escribir algo parecido a cierto estudio antiguo y certero del húngaro István Bibó sobre sus compatriotas, que lo hizo a finales de los años 40, cuando todavía quedaba la experiencia soviética, que él sufriría de primera mano allá por 1956.



Zgustová: Relato de los acosos

Zgustová: Relato de los acosos

Uno de aquellos procedimientos a los que acude el relato podemos llamarlo el “despliegue de acosos”. Se trata de acosar a Sylva para que se convierta en quien no quiere ser, en lo que abomina de ser, en lo que le asquea ser porque ser eso es inmoral (no ya contrario al patria: inmoral). Siempre son dos personas, dos hombres. Primero, dos nazis. Unos cuantos años más tarde, dos comunistas.



Zgustová y la pianista oscura

Zgustová y la pianista oscura

Sylva von Wittenberg, de casada von Stamitz (apellido muy “ancien régime”, mas también muy musical, recuerden la familia Stamic en la llamada Escuela de Mannheim), toca el piano; no es virtuosa del instrumento, pero lo domina con un repertorio centroeuropeo en el que predominan los alemanes, claro está, como Beethoven y Schubert, Schumann y Brahms, pero en el que cabe también la exquisita escuela checa que se ha afirmado como ninguna otra escuela de Europa Central, desde Smetana hasta Janácek (debe de ser pronto para Martinu, que se marchó a Francia, lejos de honores de la ufana patria de r



Albert Camus por Luis Agius: impresionismo (2)

Albert Camus por Luis Agius: impresionismo (2)

No, lo de Agius no es eso. Podría decirse que se trata más bien de “impresionismo”. Impresionismo es un concepto que se ha utilizado en sentidos muy amplios, más allá del estricto y restringido de la escuela pictórica de Manet a Cézanne. Chéjov sería impresionista. Como lo serían Schnitzler, Altenberg o Hofmannsthal, nuestros “vieneses”. O como, en música, podría predicarse de Debussy, Ravel y varios compositores alrededor de ambos, más viejos como Fauré o más jóvenes, como Jongen.



Albert Camus por Luis Agius: impresionismo (1)

Albert Camus por Luis Agius: impresionismo (1)

Albert Camus tiene textos poco propicios a la música, y aun así han dado lugar a obras importantes en varias ocasiones. La peste, su novela alegórica sobre el mal que se apodera de una sociedad que se corrompe (la Francia de la Ocupación, probablemente: El diablo, probablemente) inspiró a Roberto Gerhard The Plague, una cantata. Hoy pretendo referirme a un libro de mucho interés, una pieza teatral de Luis Agius. Lo primero, la ficha: 



Wiera Gran: una biografía demasiado dolorosa (2)

Wiera Gran: una biografía demasiado dolorosa (2)

Para quien le toca, como le tocó a Wiera, eso significa la muerte civil, que tiene especial trascendencia si tus habilidades y tu trabajo tienen que ver con algo cara al público. Y ella era cantante. Cuando el Reich invade Polonia, Wiera tiene quizá 23 años (ella se quitará dos con el tiempo), y ya es una estrella ascendente de voz grave y rotunda.