Ud. está aquíInicio / Bitácoras / El Blog | Santiago Martín Bermúdez

El Blog | Santiago Martín Bermúdez




Javier de Dios y La marchenera

Javier de Dios y La marchenera

Pero el cambio más importante y de superior sabiduría teatral lo da Javier de Dios en su manera de transformar el libreto prolijo y enmarañado de La marchenera (1928), que además contiene ese tipo de regionalismos que eran del gusto vigente en la época y que hoy quedan ingenuos, trasnochados o sencillamente resultan de muy mal gusto.



Javier de Dios y un par de zarzuelas

Javier de Dios y un par de zarzuelas

En una entrega de esta misma bitácora escribí con elogio sobre el estreno de una comedia de Javier de Dios (Praga, trío y comedia, 2 de julio de 2013). Apenas conocía a este autor y director, pero ahora lo conozco mejor. De manera que si alguien lee esto, puede poner entre paréntesis mi criterio sobre él en estos momentos. Esto es, desconfiar. No debería, pero puede hacerlo, desde luego. Pues bien, un par de experiencias teatrales con música me lleva a destacar de nuevo el nombre de Javier de Dios aquí mismo.



Shchedrin: El zurdo, unas palabras previas

Shchedrin: El zurdo, unas palabras previas

En el próximo número de Scherzo incluimos una reseña sobre la ópera El zurdo, de Rodion Shchedrin, autor de Almas muertas, La boyarina Morozova y al menos tres óperas más. Es una grabación en vivo de una puesta en escena en el Teatro Marinski de San Petersburgo de Alexei Stepaniuk, con dirección musical de Valeri Gergiev, pero de momento sólo se ha publicado una versión audio, con el sello del propio teatro. Con esta pre-reseña tratamos de introducir al lector en “el alma” de El zurdo.



Esceptidumbre

Esceptidumbre

Qué triste agonía de dioses manchados.

No cantes victoria, centra tu embriaguez.

Consumiste muy pronto tus tres botellas,

Inspirado en exceso por José Alfredo.

Esa dama escondida por tus desvanes

Hizo bien en negarse a tan largos tragos.

Apelaste al mendigo de los desagües,

Disfrazado de santo con profecías.

Despreciaste muy pronto a los depravados



Papelera de monólogos: Miralpeix y los Episodios estatales

Papelera de monólogos: Miralpeix y los Episodios estatales

Encontré monólogos desechados, en una papelera. Eran restos, lo peor de lo peor. Los mejores ya los habían seleccionado con buen criterio y valentía. Elijo éste como el tercero, con mayor riesgo aún que los anteriores, dada la sintomatología del monologuista. Ser albeitar es saber de calenturas.

Música – Joel Grey da la bienvenida en el film Cabaret (Willkommen, etc.) Se desechó por pretenciosa y oportunista Campanades a morts, del inefable Llach, en el fragmento en que se finge barítono. (Es que la música no la ponen los monologuistas, se siente).



Papelera de monólogos: Croce e delizia, o esto no existe si yo lo digo

Papelera de monólogos: Croce e delizia, o esto no existe si yo lo digo

Encontré monólogos desechados, en una papelera. Eran restos, lo peor de lo peor. Los mejores ya los habían seleccionado con buen criterio y valentía. Elijo éste como el segundo, no sin riesgo, dada la siciliana índole de sus modelos.

Música – Cocidito madrileño, cantado por Pepe Blanco. Nada menos.



Papelera de monólogos: Narciso de Hispalis y el hidalgo manchego

Papelera de monólogos: Narciso de Hispalis y el hidalgo manchego

Encontré monólogos desechados, en una papelera. Eran restos anónimos, lo peor de lo peor. Los mejores ya los habían seleccionado con buen criterio y valentía. Los tres mejorarían con buena música incidental: desde aquí, la pido, y sugiero otra de momento, véase a continuación. Elijo este monólogo como el primero, no sin riesgo, dada su mala traza.

Música - Escoger entre los Canarios de Gaspar Sanz



Rapsodia: La última vez que veremos el mar

Rapsodia: La última vez que veremos el mar

Esta vez, Fernando Sánchez Pintado opta por la rapsodia. La forma rapsódica es la antiforma, es la forma libre, es el doblegar la música a lo ajeno a la música. Esa es la teoría. No estoy de acuerdo. ¿O es que la forma sonata es intrínseca a la música y no algo tardío que le puso reglas y le cierta lógica, algo muy respetable, pero no necesariamente más musical que la denigrada música programática?



Santiago Asensio: polifonía por Miguel de Molinos (2)

Santiago Asensio: polifonía por Miguel de Molinos (2)

La Guía se publicó en 1675, y tuvo una excelente acogida en varios países. Miguel fue apresado en 1685. La Guía resultó condenada por fin en 1687. Se había publicado en varios idiomas y muchas veces. Se tradujo después en países protestantes, en alguno de los cuales ya se conocía; y con igual acogida que antes en los católicos; quién sabe si esto no fue lo que salvó a esta obra de un olvido perpetuo, de su total desaparición.



Santiago Asensio: polifonía por Miguel de Molinos (1)

Santiago Asensio: polifonía por Miguel de Molinos (1)

Ahí tenemos a Miguel de Molinos, condenado, con su cirio, imagen inspirada en el auto de fe que se celebró contra él, su doctrina y sus “cómplices” en la iglesia romana de Santa Maria sopra Minerva, en 1687.