Ud. está aquíInicio / Bitácoras / El Blog | Blas Matamoro

El Blog | Blas Matamoro




Música en el Lager

Música en el Lager

Es un lugar común saber que en el pueblo alemán la música ha ocupado por siglos y sigue ocupando un sitio de alto prestigio social. También sabemos la alta cota de barbarie que las tropas formales e informales de la Alemania naci, alcanzaron durante su régimen. Quizá menos tópico sea el encuentro de ambas cosas en uno de los tantos ejemplos de la ambigua condición humana.



Tocar la música

Tocar la música

Recorriendo algunas de las lenguas cercanas a la nuestra —es decir, aquella en que ahora mismo estoy escribiendo y que la hago nuestra porque la comparto contigo, sea quien fuere el que lea— resulta curioso observar con qué palabras se indica el acto de interpretar la música. Se trata, como sabemos, de convertir un objeto mudo, la partitura, en un objeto sonoro, la música como fenómeno acústico. Varias de ellas se deciden por lo que el castellano denomenaríamos un jugar: to play (inglés), jouer (francés) y spielen (alemán).



La guerra de las divas

La guerra de las divas

Durante siglos, las mujeres estuvieron alejadas de los poderes públicos, salvo algún accidente como que cualquiera resultase reina o emperatriz. Una de las escasas compensaciones de las que gozaron fue reinar y hasta imperar en los escenarios, donde el poderío de las divas se teñía con la ambigua aureola que ciñeron las mujeres del teatro. Incontables son las historias al respecto porque las monarquías guerreaban entre sí y este belicismo tuvo su similitud en los proscenios de la ópera, primero en la privacidad de las cortes y luego ante los públicos burgueses y aún populares.



Butterfly enmudece

Butterfly enmudece

La ópera de Puccini Madame Butterfly ha aparecido repetidamente en las pantallas, en ráfagas o entera, a partir del cine sonoro. La música ha permitido perpetuar esta historia propia de un Japón pobre y primario, donde una chica local podía fascinarse con un rubio  carapálida venido de lejos. La cosa, desde luego, ya no es posible en tiempos del G-7.



Una página de Vicki Baum

Una página de Vicki Baum

¿Quién lee hoy a Vicki Baum? Me temo que poca gente, entre quienes prefieren los nombres actuales, como si la actualidad fuera un valor en campo literario, donde frecuentamos a Homero y a Sófocles, y los que, igual hoy que ayer, la miran por encima del hombro, considerándola una escritora menor, una escritorcita.



El Sordo y el Cisne

El Sordo y el Cisne

Tal vez no haya habido un siglo más musical que el XIX. No sólo por la variedad estética de la música en él producida —desde Haydn y Boccherini hasta Mahler y Richard Strauss— sino por la densidad de sus fundamentos filosóficos y hasta la importancia que ciertos pensadores —el maestro Schopenhauer y el discípulo Nietzsche— concedieron a la música.



Italo Svevo, violinista

Italo Svevo, violinista

Al escritor triestino Ettore Schnitz, conocido por su pseudónimo de Italo Svevo, que vivió entre 1861 y 1928, le tocaron algunos de los mayores cimbrones políticos y literarios de su época. Nacido en el Imperio Austrohúngaro, asistió a su despiece tras la primera guerra mundial, cuando pasó a ser italiano, siendo tal lengua la suya literaria. Vinieron las vanguardias acompañando al fascismo y Svevo, arrinconado en su refugio provincial, fue consagrado desde París por una de las novelas más renovadoras del momento, junto a Proust y a Joyce: La consciencia de Zeno.



Nosotros, los privilegiados

Nosotros, los privilegiados

Tengo bastantes años como para recordar un anuncio radiofónico de mi infancia – no había entonces televisión – que presentaba una grabación de La Traviata en un moderno sistema incorporado recientemente a nuestro mercado (sic): los discos de larga duración. Giraban lentamente, estaban casi media hora emitiendo música, no exigían cambiar de púas (agujas) a cada rato, caían al suelo y no se rompían, dejando incompletos conciertos y óperas. Con algo de suerte, no tenían siquiera ruido de roce.



Mozart en el diván de Freud

Mozart en el diván de Freud

¿Ha sido la música un obstáculo para el psicoanálisis? Algunos ensayistas en la materia —estoy pensando en Georg Groddeck— dicen que no y han dejado textos pertinentes. También se han efectuado lecturas psicoanalíticas sobre la relación entre aspectos biográficos y creativos de ciertos músicos. Pero en lo estrictamente tal, es decir en cuanto a la música como discurso, la cosa es resbaladiza y penumbrosa.



La múltiple realidad de la música

La múltiple realidad de la música

A menudo en esta columna he recurrido a las consideraciones que sobre la música ha dejado escritas Giacomo Leopardi en su Zibaldone di pensieri. En general, giran en torno a la realidad objetiva de la música, que no es unánime entre quienes la escuchan y que el poeta intenta investigar en la intimidad subjetiva del escuchante. Siempre que entramos en contacto con el arte sonoro, aunque sea en una sala colmada por miles de espectadores, la consecuencia de la escucha es inevitablemente personal, como si la experiencia resultase fatalmente solitaria.